CA ES
COMPARAR LUZ GAS
Contratar LUZ GAS
Área cliente LUZ GAS Pagos online

El origen de la biomasa

La biomasa probablemente sea una de las fuentes energéticas más antiguas que existen, ya que desde la invención del fuego, la humanidad se ha estado abasteciendo de lo que la naturaleza les ha ofrecido.

Fue una de las fuentes más importantes y útiles hasta la llegada de la Revolución Industrial, en la que quedó atrás a causa de la llegada del combustible fósil.

La biomasa es toda aquella materia orgánica que se obtiene directamente de los recursos naturales. En cierta manera, se podría decir que la biomasa proviene del Sol, ya que hace posible que los vegetales y los animales absorban su energía en forma de alimento.

Su origen puede también haberse obtenido a través de diferentes procesos artificiales que se realizan en centrales especializadas de biomasa, cuya materia se convierte en energía a través de distintos procesos relacionados con la química.

La humanidad se ha dado cuenta, después de décadas abasteciéndose a partir de carbón y gas para crear energía, que la biomasa entre otras fuentes de energías primarias, está en período de crecimiento como alternativa de los combustibles más tradicionales y contaminables.

Una de sus ventajas es que abunda en el planeta, ya que procede de la naturaleza y por esa razón es 100% renovable. A partir de lo que originamos, tanto nosotros como los vegetales y los animales, se pueden transformar los materiales obtenidos en combustibles y otras formas de energía, por lo que es una energía limpia y que tiene poco impacto en el medio ambiente.

La biomasa es clasificable en tres grupos:

-          La biomasa natural. Es aquella que se obtiene, tal y como indica su nombre, de la naturaleza. Una simple limpieza de bosques es proveedora de este tipo de biomasa. Cualquier rama, tronco u hojas que se desechan, pueden utilizarse como creadores de energía.

-          La biomasa residual. Son aquellos productos que sobran en sectores ganaderos, agrícolas o del sector de la madera, como el serrín en la carpintería o industrias de muebles. Se obtienen residuos orgánicos a partir de la actividad de distintas industrias por parte de las personas y dichos residuos son convertibles en energía.

-          La biomasa producida. Son cultivos que se crean específicamente para crear energía a partir de la biomasa. Se utiliza una parte del terreno exclusivamente para plantar cultivos que serán utilizados para la biomasa. La utilidad exclusiva de estos cultivos es aprovechar al máximo la energía que se obtendrá.


En cierta manera, se podría decir que la biomasa proviene del Sol, ya que hace posible que los vegetales y los animales absorban su energía en forma de alimento.

A partir de estos tipos de biomasa, existen muchas formas de utilizar la energía obtenida como la producción de energía térmica, de biogás y biocombustibles como el bioetanol (el principal sustituto de la gasolina) o biodiesel (sustituto del gasoil).

La biomasa es un tipo de energía renovable favorable siempre y cuando se obtenga de una forma sostenible y 100% renovable.

No es posible usar la biomasa como única fuente de energía por muy renovable que sea, ya que para ello se deberían usar a gran escala todos los recursos forestales de la Tierra.

Hay que mantener un equilibrio y no abusar de esta fuente, ya que la explotación de ésta tendría un gran impacto en el cambio climático.


Antes de empezar...

Utilizamos cookies propias y de terceros para fines analíticos y para mostrarte publicidad personalizada en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (por ejemplo, páginas visitadas). Clica AQUÍ para más información. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar” o configurarlas o rechazar su uso pulsando el botón “Configurar”.

ACEPTAR Y CONTINUAR Configurar cookies

Calcula tu cuota constante

0€ /mes

Consumo anual previsto de kW

Esta será tu cuota constante*

Contrata nuestros servicios en tres sencillos pasos. Empieza a ahorrar con nuestro servicio de energía gas.

*El contrato se regularizará de forma anual según tu consumo final. Si el consumo es inferior a la estimación realizada se reembolsará la diferencia, si no, deberá abonarse la diferencia.