CA ES
COMPARAR LUZ GAS
Contratar LUZ GAS
Área cliente LUZ GAS Pagos online

El origen de la energía fotovoltaica

La energía solar es aquella que se obtiene a partir de la radiación electromagnética que procede del Sol. De este modo, se aprovecha la radiación solar que llega directamente a la Tierra. Esta energía la lleva aprovechando el ser humano desde la antigüedad.

El origen de la energía fotovoltaica tiene fecha del 400 a. C. en la Antigua Grecia. Se conoce que los griegos, usaban unos diseños propios para obtener energía solar para sus hogares. Aprendieron a construir sus casas beneficiándose directamente de los rayos solares tanto en invierno para calentarse, como en verano para evitar el calor y las altas temperaturas. Seguidamente, los romanos fueron los que utilizaron el vidrio para atrapar la luz del Sol y encontrarle una función útil: la construcción de invernaderos. Con estas infraestructuras, descubrieron que la energía del Sol, en el momento en que los rayos atravesaban los vidrios, facilitaba el crecimiento de sus cultivos de una forma mucho más rápida y eficiente.

Pero, a pesar de las invenciones de los griegos y los romanos, el gran descubrimiento fotovoltaico, lo hizo Alexandre Edmond Becquerel en el siglo XIX. Becquerel, después de numerosos estudios, descubrió que, con una pila electrolítica, la corriente aumentaba en uno de los electrodos en el momento que la pila era expuesta a la luz del Sol. Esta invención supuso un gran paso para la ciencia, puesto que, en aquel momento, Becquerel construyó la primera célula fotovoltaica de la historia.

A partir de ese momento, distintos investigadores y científicos europeos, fueron descubriendo y creando nuevas aplicaciones e inventos como por ejemplo la cocina solar de Mouchot o el primer colector solar inventado por Saussure.

A raíz de eso, se empezaron a fabricar los primeros paneles solares con los que descubrieron que se obtenía una alta cantidad de energía que se podía utilizar en muchos aspectos, incluso, para el espacio.

El 1958 se lanzó al espacio el satélite Vanguard-I, el primer artefacto espacial que utilizó células solares como principal fuente de energía. Estas tecnologías fueron mejorándose poco a poco y año tras año, impulsada en gran parte por la industria microelectrónica. Este tipo de industria, ayudó a que se empezaran a obtener dispositivos capaces de convertir energía solar en energía eléctrica a pequeña escala. A partir del 1975, con el aumento de la tecnología y la mejora de esta fuente, es cuando la energía fotovoltaica empezó a elevarse.

La energía fotovoltaica es una de las fuentes más completas, naturales y sobre todo saludables para el planeta.

Actualmente, la energía solar se usa como potencia térmica solar, con la que se saca el mayor provecho del Sol para calentar fluidos y activar distintos mecanismos impulsados por turbinas y demás máquinas.

Este tipo de energía, es de las más efectivas que se conocen actualmente en el planeta. Uno de los principales beneficios de esta, es que es una energía renovable y que no contamina, ya que se extrae directamente de una de las principales fuentes de vida de la Tierra: el Sol. Además, es un recurso inagotable con un sinfín de suministros. Dependiendo del país, hay más o menos horas de Sol al día, pero por muy pequeña que sea esa franja, siempre se podrá aprovechar un rayo de Sol para producir energía. También, su contaminación es prácticamente nula, ya que no emite ningún tipo de gas invernadero (CO₂) y permite la fabricación de energía sin que se contamine la capa de ozono, cuyo impacto en el medio ambiente es prácticamente inexistente.  

Hoy en día, gracias a la evolución de las tecnologías, es posible reciclar más del 90% de un panel solar. El desarrollo sostenible es el concepto que se debe tener en cuenta a la hora de producir energía, y por esa razón, la energía fotovoltaica es una de las fuentes más completas, naturales y sobre todo saludables para el planeta.

Antes de empezar...

Utilizamos cookies propias y de terceros para fines analíticos y para mostrarte publicidad personalizada en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación (por ejemplo, páginas visitadas). Clica AQUÍ para más información. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar” o configurarlas o rechazar su uso pulsando el botón “Configurar”.

ACEPTAR Y CONTINUAR Configurar cookies

Calcula tu cuota constante

Calcularemos tu cuota mensual personalizada y el mejor precio en base al consumo del último año. Solo necesitamos tu número CUPS. ¿Dónde puedes encontrarlo?

* Campos obligatorios

0€ /mes

Consumo anual previsto de kW

Esta será tu cuota constante*

Contrata nuestros servicios en tres sencillos pasos. Empieza a ahorrar con nuestro servicio de energía gas.

*El contrato se regularizará de forma anual según tu consumo final. Si el consumo es inferior a la estimación realizada se reembolsará la diferencia, si no, deberá abonarse la diferencia.